Litotripsia Extracorporea con Ondas de Choque

¿En qué consiste el tratamiento?

La litotripsia extracorpórea por ondas de choque (ESWL, por sus siglas en inglés) utiliza ondas de choque para desintegrar un cálculo renal en pequeños fragmentos que pueden pasar con más facilidad por las vías urinarias y ser eliminados del cuerpo.

  1. El paciente está recostado sobre un almohadón lleno de agua, y el cirujano usa radiografías o una ecografía para ubicar el cálculo con precisión.
  2. Las ondas de alta energía pasan a través del cuerpo sin herirlo y desintegran el cálculo en fragmentos.
  3. Estos se desplazan por las vías urinarias y se eliminan más fácilmente que un cálculo grande.
  4. El procedimiento dura alrededor de una hora, podría recibir sedantes o anestesia local.
  5. Su cirujano puede usar un “stent” (endoprótesis) si tiene un cálculo grande.
  6. Un stent es un tubo corto y pequeño de malla flexible de plástico que mantiene el uréter abierto.
  7. Esto ayuda a que pasen los pequeños fragmentos de cálculo sin obstruir el uréter.

¿Qué esperar luego del tratamiento?

La ESWL suele ser un procedimiento ambulatorio. Usted se va a su casa después del tratamiento y no tiene que pasar una noche en el hospital.

Después de la ESWL, los fragmentos del cálculo suelen eliminarse a través de la orina por unos días y causar dolor leve. Si tiene un cálculo más grande, tal vez necesite más ESWL u otros tratamientos.

¿Por qué se realiza?

La ESWL puede usarse en una persona que tiene un cálculo renal que está causando dolor u obstruyendo el flujo de la orina. Los cálculos que miden entre 4 mm (0.16 pulgadas) y 2 cm (0.8 pulgadas) de diámetro tienen más probabilidad de tratarse con ESWL.

La ESWL puede dar mejores resultados para cálculos renales en el riñón o en la parte del uréter cercana al riñón. Su cirujano puede tratar de empujar el cálculo de vuelta al riñón con un pequeño instrumento (ureteroscopio) y luego usar la ESWL.