Incontinencia Urinaria Femenina

La incapacidad para retener la orina se conoce como incontinencia urinaria. La pérdida de orina es un problema muy común en mujeres. Algunas pierden cantidades pequeñas accidentalmente, mientras que en otros casos la perdida es continua e intensa. Muchas pacientes con esta enfermedad se sienten demasiado avergonzadas para contarles a sus médicos sus problemas. Sin embargo, en la mayoría de los casos la incontinencia urinaria se puede tratar, ya sea de forma conservadora o mediante tratamiento quirúrgico.

Para contener la orina y controlar la micción, las vías urinarias inferiores y el sistema nervioso necesitan trabajar adecuadamente. La vejiga de una persona adulta puede contener entre 350 y 550 ml de orina. Dos músculos son responsables del funcionamiento adecuado de la vejiga. El esfínter, es un músculo circular en la parte inferior de la vejiga y rodea la uretra. Somos capaces de apretar este músculo para impedir que la orina salga. En la pared de la vejiga se encuentra el músculo detrusor. Este músculo está formado por tres capas de fibras musculares: fibras musculares longitudinales en la capa externa o superficial, fibras musculares circulares en la capa media y otras fibras musculares longitudinales en la capa interna o profunda. El músculo detrusor debe permanecer relajado para que la vejiga puede llenarse y que cuando se contraiga expulse la orina. Los dos músculos son antagonistas, es decir, tienen funciones contrarias: cuando el esfínter se contrae cierra el paso de la orina y el detrusor está relajado, cuando el esfínter está relajado el detrusor se contrae y expulsa la orina. Los músculos pélvicos sostienen la vejiga y la uretra y facilitan el funcionamiento adecuado de estas.

¿Cuáles son las Causas de la Incontinencia Urinaria?

Existen muchas causas que producen incontinencia urinaria. Algunas son a corto plazo y se solucionan fácilmente con un tratamiento adecuado, mientras que otras son más permanentes y la solución es más complicada.

Entre las Causas a Corto Plazo Destacan:

  • Las Infecciones de la Vejiga son muy frecuentes en mujeres y causan dolor, necesidad de orinar con frecuencia y a veces presencia de sangre en la orina. Las infecciones de las vías urinarias se tratan con antibióticos y normalmente la perdida de orina cesa cuando se cura la infección.
  • La pérdida de control de vejiga puede ser consecuencia del efecto secundario de un medicamento. Los diuréticos a veces causan pérdidas de orina. Algunos antihipertensivos también pueden causar incontinencia. Al cambiar el tratamiento la pérdida de orina se soluciona.
  • Pólipos, piedras, tumores en la vejiga pueden causar incontinencia imperiosa y están asociados con sangre en la orina. Al eliminar estas patologías la incontinencia también desaparece.

Entre las Causas a Largo Plazo Destacan:

  • La debilidad del suelo pélvico a menudo causa incontinencia en las mujeres. El embarazo, el parto, la edad avanzada pueden debilitar el suelo pélvico que sostiene los órganos situados en la pelvis.
  • Anormalidades de las vías urinarias como una fistula entre el aparato urinario y otra parte del cuerpo, por ejemplo la vagina, causan pérdidas urinarias continuas. Las fístulas pueden ser consecuencias de una cirugía pélvica, cáncer avanzado de la pelvis, radioterapia o raramente un parto complicado.
  • Los problemas neuromusculares en diabetes, esclerosis múltiple o tras un derrame cerebral pueden causar incontinencia urinaria.

¿Cuáles son los diferentes tipos de incontinencia urinaria?

  •   Incontinencia de esfuerzo: En este tipo de incontinencia las mujeres pierden la orina accidentalmente cuando tosen, estornudan, se ríen, corren, saltan, hacen ejercicio físico. La causa de la incontinencia de esfuerzo es la debilidad de la musculatura pélvica que sostiene los órganos situados en la pelvis.
  • Incontinencia imperiosa o incontinencia de urgencia: En este caso la mujer tiene una necesidad repentina e intensa de orinar y pierde orina accidentalmente antes de llegar al baño. Este tipo de incontinencia a veces se llama vejiga hiperactiva, porque la musculatura de la vejiga es demasiada activa y se contrae muy a menudo.
  • Incontinencia mixta: En el caso de la incontinencia mixta la mujer experimenta los síntomas de la incontinencia del esfuerzo y los síntomas de la incontinencia imperiosa. La pérdida de orina en el caso de la incontinencia mixta es intensa.
  • Incontinencia por rebosamiento: En este caso la mujer tiene pérdidas accidentales constantes de pequeñas cantidades de orina. La musculatura de la vejiga puede estar deficientemente activa o la uretra puede estar obstruida. Por consecuencia la vejiga no se vacía completamente al orinar.

PROCEDIMIENTOS DE INCONTINENCIA

Cirugía Correctiva con Bandas Suburetrales:

Consiste en la inserción de una banda libre de tensión en la porción media de la uretra, para elevar y fijar la unión vesicouretral y así tratar la IUE por hipermovilidad uretral. También se conoce como sling, cinta o cabestrillo suburetral. Se han descrito con materiales autólogos, pero la aparición de bandas Suburetrales de material sintético supuso un hito en el desarrollo de la intervención, así como la descripción de técnicas mínimamente invasivas. Estudios recientes han identificado las propiedades ideales del material sintético: monofilamento no reabsorbible (se emplea típicamente el polipropileno) y macroporo.  Así los slings Suburetrales se han convertido en el tratamiento más habitual.

El riesgo de fracaso de la intervención o aparición de complicaciones, aumenta con la edad. En función del tamaño y sistema de inserción de la minibanda, se distinguen varios tipos de bandas Suburetrales: retropúbica, transobturatriz, de incisión única, y ajustable.

Corrección de Prolapso Femenino con Mallas:

El prolapso de los órganos pélvicos (POP) en las mujeres resulta de la protrusión de la pared anterior y posterior de la vagina, pudiendo asociarse al descenso del cuello uterino, a través del canal vaginal, con la posible exteriorización a través del vestíbulo vaginal.

Síntomas tales como sensación de “masa o bulto vaginal, trastornos defeca torios, o trastornos sexuales pueden estar presentes en pacientes con prolapso de la pared posterior de la vagina, sin embargo, no se correlaciona, necesariamente, con la gravedad del prolapso.