Cirugía Robótica de Vejiga

Cistectomía Radical con Robot Da Vinci

La cistectomía da Vinci incorpora toda la experiencia de la cirugía abierta convencional para obtener un control integral del cáncer y las aplica a un método mínimamente invasivo asistido por robot. Este tipo de cirugía se realiza a través de pequeños orificios en la pared abdominal (0,5-1 cm) por las que inserta una cámara de vídeo (laparoscopio) y los instrumentos quirúrgicos (pinzas, tijeras, bisturí). El cirujano puede ver los órganos abdominales con un sistema de visualización estereoscópico, en tres dimensiones y accionar sus instrumentos desde el exterior, ejecutando las operaciones sin introducir sus manos dentro del cuerpo. La introducción de gas (CO2) favorece la visión del interior del abdomen creando un espacio amplio para desarrollar la cirugía. La cámara ofrece una visión magnificada de los órganos abdominales, permitiendo una mayor precisión y un manejo más delicado de las estructuras vitales. HOMBRE: Cistectomía Radical: Cirugía para quitar la vejiga, próstata, vesículas seminales y ganglios linfáticos MUJER: Cistectomía Radical: Cirugía para quitar la vejiga, uretra, útero, cuello uterino, ovarios, pared anterior del vagina y ganglios linfáticos La sombra verde indica la anatomía a extirpar.

Beneficios de la Intervención con Da Vinci

La visualización, la precisión y el control proporcionado por el sistema quirúrgico da Vinci hacen de este método una alternativa excelente para tratar el cáncer vesical con menor riesgo y una estancia hospitalaria reducida y aporta las siguientes ventajas.

  • Menos riesgo de complicaciones graves
  • Menos necesidad de analgésicos narcóticos
  • Menos uso de alimentación intravenosa
  • Recuperación más rápida de la función intestinal
  • Estancia hospitalaria más corta
  • Cicatrices mínimas

Además el robot Da Vinci ofrece múltiples ventajas para el cirujano a la hora de intervenir facilitando el acceso a los tejidos afectados y con una incisión mínima.

  • Identificación exacta y disección de los uréteres
  • Acceso a los ángulos anatómicos correctos
  • La destreza proporcionada por los instrumentos facilita una disección más exacta y completa del tejido linfático
  • La articulación de los instrumentos permite la disección trasera, lateral y anterior de la vejiga
  • Técnica que preserva los nervios: El acceso proporcionado por los instrumentos permiten una disección que preserva los nervios en pacientes masculinos y femeninos
  • La sutura de la vejiga puede hacerse de manera precisa usando este sistema
  • Posibilidad de preservar la capacidad de erección en los hombres
  • Posición del paciente e intervención

Cáncer de Vejiga

El cáncer de vejiga es un tipo de tumor maligno que aparece en la vejiga urinaria. Los principales factores para el desarrollo del cáncer de vejiga incluyen productos químicos específicos, que se encuentran fundamentalmente en el humo de los cigarrillos. En los países del Tercer Mundo, ciertas infecciones parasitarias. El tratamiento del cáncer vesical gira en función de la extensión del mismo, generalmente se resuelve con quimioterapia, la remoción de la vejiga o la quimioterapia sistémica. Se distinguen el cáncer superficial de vejiga del cáncer invasivo. Si el cáncer sigue siendo superficial, suele cursar con un buen pronóstico, mientras que el cáncer invasivo de la vejiga es mucho más grave y requiere tratamiento agresivo. Cuando la enfermedad se asocia con la amplia presencia de metástasis ya no es posible la curación del paciente.

El interior de la vejiga está revestido con las células de transición que son responsables de la mayoría de los cánceres de la vejiga. La progresión depende en gran medida de la agresividad del tumor. La edad avanzada y las enfermedades coexistentes se asocian a tasas más altas de mortalidad por cualquier causa.

 

Cirugía Para Corrección de Prolapso Vesical

Dos formas comunes del prolapso de órganos pélvicos son el prolapso vesical (cistocele) y el prolapso uretral (uretrocele). Un cistocele ocurre cuando la pared de la vejiga presiona contra la pared vaginal y la desplaza. Un uretrocele ocurre cuando los tejidos que rodean la uretra cuelgan ingresando en la vagina. Su médico puede detectar ambas afecciones fácilmente durante un examen físico. Con frecuencia se presentan al mismo tiempo y suelen estar causadas por daño que ocurre cuando un bebé nace a través del canal de parto de la madre (vagina).

Aunque muchas mujeres tienen algún grado de prolapso de vejiga y de uretra, pocas llegan a tener síntomas. O los síntomas pueden no aparecer durante años. Cuando los síntomas aparecen, pueden incluir dificultad para orinar, emisión involuntaria de orina (incontinencia urinaria) y dolor durante el coito. No se requiere cirugía a menos que los síntomas interfieran con sus actividades diarias.

A menos que exista otro problema de salud que pudiera requerir una incisión abdominal, la vejiga y la uretra se suelen reparar por medio de una incisión en la pared vaginal. Esta cirugía une el tejido flojo o desgarrado en la zona del prolapso en la vejiga o en la uretra y fortalece la pared vaginal. Esto ayuda a evitar la recurrencia del prolapso.

 

Fisculas Vesicovaginales

Fistulae:
  • Conexión o canal anormal entre órganos, vasos o tubos.
  • Trayecto patológico congénito o adquirido que pone en comunicación anormal dos órganos entre si (interna), o con el exterior (externa).

Las fístulas vesicovaginales (FVV) son un subtipo de fístulas urogenitales femeninas; son trayectos fistulosos que se extienden entre la vejiga y la vagina que permite la descarga continua involuntaria de orina a la cavidad vaginal. Entre las causas más comunes se encuentran los procedimientos ginecológicos y obstétricos (hasta 1 en 1.800 histerectomías), la radioterapia y la infiltración neoplásica directa. La aparición de estas lesiones puede ser pronta o tardía según la causa. El examen físico corrobora el diagnóstico y por lo general se confirma con cistoscopia y / o urografía excretora. Ocasionalmente las FVV se pueden manejar de forma conservadora en situaciones y pacientes escogidos, pero usualmente se requiere cirugía la cual tradicionalmente se ha enseñado a realizar de forma diferida, y de la cual existen varias técnicas con resultados diferentes pero parecidos; El pronóstico de este tipo de operaciones depende de muchos factores, como la edad, el peso, las cirugías previas, calidad de los tejidos y la exposición a radioterapia, etc. Los servicios de Urología de nivel tres son los encargados de manejar este tipo de patología. La retroalimentación y vigilancia del comportamiento de las Fistulas Vesicovaginales  tratadas en este servicio brinda información valiosa que permite hacer un análisis y replanteamiento sobre la calidad, validez y efectividad de la opción terapéutica que se les ofrece a las pacientes.