Cirugía Robótica de Riñon

Cirugía de Riñón con Robot Da Vinci

La Cirugía del cáncer de riñón con el robot da Vinci adapta las mejores técnicas de la cirugía abierta a un método mínimamente invasivo asistido por robot, operando a través de varios orificios pequeños en vez de realizar una incisión de gran tamaño.

Este tipo de cirugía se realiza a través de pequeños orificios en la pared abdominal (0,5-1 cm) por las que se inserta una cámara de vídeo (laparoscopio) y los instrumentos quirúrgicos (pinzas, tijeras, bisturí). El cirujano puede ver los órganos abdominales en un visor especial estereoscópico en tres dimensiones y accionar sus instrumentos desde el exterior, ejecutando las operaciones sin introducir sus manos dentro del cuerpo. Por lo general, una de las incisiones tiene que hacerse más grande para poder extraer el riñón (aunque es mucho más pequeña que la incisión de la nefrectomía convencional).

La introducción de gas (CO2) favorece la visión del interior del abdomen creando un espacio amplio para desarrollar la cirugía y la cámara ofrece una visión magnificada de los órganos abdominales, permitiendo una mayor precisión y un manejo más delicado de las estructuras vitales.

El cirujano se sienta en un panel cercano a la mesa de operaciones y controla los brazos robóticos para realizar la operación. Para el cirujano, el sistema robótico le permite más maniobrabilidad y más precisión al mover los instrumentos que con la cirugía laparoscópica convencional.

Beneficios de la Intervención con da Vinci

La Cirugía con el robot da Vinci utiliza tecnología de vanguardia que ofrece varias ventajas con respecto a la cirugía abierta convencional, entre los que se incluyen:

  • Menos dolor
  • Menos pérdida de sangre
  • Menos transfusiones
  • Menos riesgo de infección
  • Menos cicatrices
  • Hospitalización más breve
  • Recuperación en menos tiempo
  • Mayor potencial de preservación del riñón en ciertas operaciones por cáncer
  • Mejores resultados clínicos en muchos casos

Además el robot da Vinci ofrece múltiples ventajas para el cirujano a la hora de intervenir facilitando el acceso a los tejidos afectados con una incisión mínima:

  • El sistema robótico da Vinci permiten la identificación y disección precisa de los vasos sanguíneos del riñón y de las estructuras circundantes
  • Permite una visualización clara durante la extirpación del tumor y la reparación del riñón.
    Permite un posicionamiento más preciso de la aguja
  • La visualización con fluorescencia proporciona información adicional sobre la perfusión de los tejidos y de la posición de los vasos renales. También es capaz de mantener la circulación en sólo una parte del riñón, a fin de reducir el posible riesgo de isquemia caliente (falta de riego del riñón durante la intervención)
  • Los tumores renales complejos se pueden extirpar de manera efectiva.

Patología (Tumores Benignos)

Los tumores benignos del riñón son relativamente frecuentes, en especial en riñones atróficos de adultos y ancianos. Generalmente son muy pequeños, de pocos milímetros de diámetro y se encuentran por lo común como hallazgos de autopsias, ya que no tienen manifestaciones clínicas. Entre ellos están los fibromas de la médula y corteza renales, que se encuentran en un 10 a 35% de las autopsias, y los adenomas corticales, que se observan en el 20% de las necropsias. Los adenomas son tumores benignos de células renales, pueden ser tubulares o papilares. Cuando tienen mayor tamaño, más de 3 cm de diámetro, son difíciles de diferenciar de los carcinomas de células renales y en tal caso se consideran tumores de comportamiento biológico incierto.

  • Reninoma

Es un tumor del aparato yuxtaglomerular constituido por células productoras de renina. Esta substancia puede identificarse con técnicas inmunohistoquímicas y con microscopia electrónica. Por lo general no es un tumor de gran tamaño y clínicamente se manifiesta con hipertensión arterial.

  • Oncocitoma

Es un tumor de células renales constituido por oncocitos (células ricas en mitocondrias). Este tumor puede ser de gran tamaño y semejar un carcinoma de células renales.

  • Angiomiolipoma

Este tumor pertenece al grupo de los hamartomas. Está constituido por tejido adiposo maduro, vasos sanguíneos sin fibras elásticas y por haces de fibras musculares lisas. Su tamaño es variable, puede alcanzar 20 cm de diámetro. En el 80% de los casos está asociado a esclerosis cerebral tuberosa (enfermedad de Bourneville). Se observa con mayor frecuencia en el sexo femenino entre los 40 y 50 años de edad. Clínicamente se manifiesta por dolor, fiebre, hematuria e hipertensión arterial.

 

Patología (Tumores Malignos)

Cáncer que se forma en el tejido de los riñones. El tipo más común de cáncer de riñón en adultos es el carcinoma de células renales. Este se forma en el revestimiento de unos tubos muy pequeños en los riñones que filtran la sangre y extraen los desechos. El cáncer de células de transición de la pelvis renal es un cáncer de riñón que se forma en el centro del riñón donde se acumula la orina. El tumor de Wilms es un tipo de cáncer de riñón que por lo general se presenta en niños menores de 5 años.

 

Mal Formaciones Congénitas (estreches de la unión pieloureteral)

¿Que son las Mal Formaciones Congénitas?

Una malformación congénita es un defecto en la anatomía del cuerpo humano, o en el funcionamiento de los órganos o sistemas del mismo, que se manifiesta desde el momento del nacimiento. Esta alteración se produce porque un agente concreto actúa sobre el desarrollo del embrión en el vientre materno. Según en qué momento del desarrollo del feto actúe, el defecto afectará a un órgano u otro, y con diferente gravedad y pronóstico.

Estreches de la Unión Pieloureteral:

La estenosis de la unión pieloureteral es la alteración congénita más frecuente del tracto urinario superior. Se suele diagnosticar en la adolescencia o en la edad adulta, por ser en estas edades cuando comienza a manifestarse clínicamente. Aunque la etiología más frecuente es una alteración congénita de la unión pieloureteral, se han descrito otras causas tanto de origen ureteral (válvulas ureterales, anomalías en la inserción del uréter) como extraureteral (adherencias, fibrosis, vasos anómalos).

Se describe como una alteración más frecuente en el lado derecho, en varones y que se presenta de forma bilateral en un 10-20% de los casos1. También puede asociarse a otras anomalías renales. Cuando debuta con clínica lo más frecuente es la aparición de dolor lumbar, pudiendo ser dolor sordo o cólico. En muchas ocasiones la EPU se acompaña de litiasis secundaria a la estasis urinaria. Otras formas de presentación pueden ser la aparición de hematuria o las infecciones urinarias de repetición.